Utilizamos cookies para mejorar su navegación por nuestro sitio web. También utilizamos cookies de terceros para enviarle mensajes promocionales personalizados. Para más información sobre las cookies y su desactivación, consulte nuestra Cookie Policy. Si sigue navegando por este sitio, autoriza automáticamente el uso de cookies.
 
 
 
 
 

Resistencia al fuego y a los terremotos

Resistencia al fuego
Aunque se trate de un material inflamable, la madera laminada encolada posee una excelente resistencia al fuego. Se carboniza de manera uniforme dado que no presenta grietas y crea una capa de protección que retrasa la propagación de la llama hacia el interior. La combustión provoca una disminución del material pero no de sus propiedades mecánicas. A diferencia de otros materiales, la madera no cede repentinamente, es decir, la estructura se derrumba lenta y paulatinamente.
Resistencia a los terremotos
Además de su estabilidad en cuanto a estructura y dimensión, la madera laminada se distingue también por una alta resistencia a los terremotos. Así, este material es cinco veces más ligero que el hormigón armado y quince veces más que el acero. Gracias a su reducido peso específico y a su extraordinaria resistencia mecánica el desgaste causado por un terremoto puede ser considerablemente menor.